viernes, 29 de agosto de 2008

EL TIEMPO COMO VARIABLE

Suena el despertador. Por segunda vez. Antes (cuando era joven) me levantaba de un salto al primer pitido, pero ya no. Ahora suena a las 07:00, y las 07:15. Pero hoy ha sonado bajito, porque no me he enterado. Así que he llegado tarde al trabajo.


No se porque me agobio, si no tengo que fichar y los jefes siguen de vacaciones y el encargado/responsable/chibato acusica está de baja.


Pues nada, desayuno tranquilo y me sumerjo en el tráfico de Madrid.


Es agosto y se nota. Solo quedamos los buenos conductores, se han debido ir los que montan los atascos (bueno, los atascos gordos, porque atascos siempre hay).


Llego al trabajo, incluso antes que ayer (?). He debido entrar en un vórtice temporal que me ha llevado hacia atrás en el tiempo sin darme cuenta. Normalmente viajo en el tiempo, pero hasta que depure la técnica solo soy capaz de moverme a una velocidad de 1 segundo / 1 segundo. Me comentan los más viejos del lugar que con el paso de los años se viaja más aprisa y el tiempo vuela, algo si se nota, porque de niño se viaja a menos de 1 segundo / segundo. Esta bien eso de poder disfrutar de más tiempo de la niñez, la pena es que nos damos cuenta cuando se acelera el viaje en el tiempo.

Realmente en el trabajo también hay momentos en que el reloj se para, pero aquí ya no me gusta tanto. Lo que sucede en el trabajo es un fenómeno curioso que requiere un estudio más detallado. Cuando tenemos poco que hacer o lo que tenemos que hacer no tiene prisa (siempre en términos relativos) el reloj va despacito, despacito, y la mañana se hace eterna. Pero cuando algo es urgente el reloj parece un ventilador. He dedicado un tiempo a la observación de este fenómeno, y he hecho una serie de experimentos para eliminar variables:
- el reloj es el mismo, nadie lo cambia (le he hecho una pequeña muesca en un lugar secreto y efectivamente la marca sigue ahí).
- no es cuestión de pilas, porque las he cambiado, poniendo unas gastadas y el ritmo de giro no decae.
En definitiva solo puedo decir que el tiempo es una variable, como decía el Sr. Maldonado: para hoy nubes y claros con riesgo de lluvias.


4 comentarios:

El Ratón Tintero dijo...

Por cierto, hoy se ha jubilado del Sr. Maldonado ¿a qué velocidad irá a partir de ahora su reloj?

Losbutilio dijo...

Esa teoría es demostrable 100%, pero yo añado una segunda parte que anula tu comprobación de la marca, y es que cuando el tiempo vuela y haces la marquita, al darte la vuelta el pelota de turno la borra y la vuelve a hacer pero cinco marcas después de la aguja de las horas. O algo así.

trilceunlugar dijo...

me he sentido muy identificada con tu texto...hoy los segundos no pasan

retje_robar dijo...

Que no decaiga trilce, que por suerte o por desgracia (según el caso) todo llega a su fin.