lunes, 24 de noviembre de 2008

FAMA

Llega la fiebre de Fama al Metro (que raro que hable del metro, creo que paso demasiado tiempo metido en el agujero).
Anoche de vuelta a casa, caminado, arrastrando los pies por el anden, noto una corriente de aire en el anden de enfrente. Y veo corriendo, cual gracil gacela a un joven espigado, con cabello largo y rizado, avanzando hacia el final del anden, corriendo sin motivo aparente, entre otras cosas porque no llegaban ningún tren y el pasillo se cierra al final, no hay salida, y zas!, da un brinco espectacular estirando sus piernas, una hacia adelante y la otra hacia atrás, y me imagino viendo el Cascanueces. Sinceramente me sorprendio, pero no tanto como a los de seguridad (algún día hablaré de ellos, merecen un capítulo aparte), que ya no le quitan ojo. Entonces yo tengo que dividir mi atención entre el joven bailarín y los vigilantes de seguridad.
El joven bailarin hace sus poses en las barras que han colocado recientemente para que se apoyen las personas de edad avanzada, hace sus cintas, anda con las puntas de los dedos de sus pies. Mientras, de reojo vigilo a los vigilantes. Se están pensando si ir al otro anden a darle un toque de atención, por escándalo o alteración del orden público.
El bailarin sigue allí, ausente, en su mundo de baile. Llega su vagón y llega el mío. Los de seguridad respiran. Se sienta en su asiento, yo en frente, y mientras nuestros trenes se separan le veo, y sentado, levanta su pierna derecha estirada y la coloca sobre la barra, hacia arriba. Supongo que será su posición de descanso.
Mañana será otro día.
Me encanta esta ciudad.

14 comentarios:

El Ratón Tintero dijo...

"... hace sus cintas..."¿¿??
¿es algún paso de ballet?
Instrúyeme, anda :-)

A mí también me gusta ese ir cada uno a su bola, sin sentido del ridículo, de las grandes ciudades ;-)

retje_robar dijo...

jjjajjaaa
Si yo de ballet nada de nada, no se como se me ha ocurrido lo de las cintas, a lo mejor de ver Fama algún día, cuando era joven, con el Leroy y el profesor Sworoski (que tiempos).
¿Crees que empieza a ser preocupante mi fijación con el metro?

El Ratón Tintero dijo...

Creo que el metro puede dar para eso y para mucho más, seguro. Pero yo que tú también me empezaría a preocupar :-)

Si te sirve de algo, soñar reiteradamente con el metro, o cualquier otro medio de locomoción, que al fin y al cabo es otro tipo de fijación… puede significar una necesidad de cambios, ganas de liberarte de una vida rutinaria o de relaciones afectivas que no te dejan crecer.

Espero haberte ayudado y no de preocuparte mucho más ;-)

retje_robar dijo...

Pues no se que decirte ratona.
Creo que era más feliz en la ignoracia (;->).
Inciso: cuando has empezado a hablar de locomotoras he de confensar que he pensado en lo único. Definitivamente estoy enfermo.

ortiga70 dijo...

Si,Danni Amatulo,Cocco....jajaja!
Has probado a tomar otro transporte?..En los autobuses también ocurren cosas muy interesantes...si yo te contara....
Saludos
;)

bela dijo...

Pues yo en mi adolescencia salí, por un tiempo, con un bailarín de esos de mallas y de la patita por los aires todo el día. Sería la juventud pero me tuvo entusiasmada . El ballet lo tenía todo el día en la cabeza y la gente lo miraba flipada cuando saliamos a beber y el ponía su pierna en la barra y se ponía a hacer ejercicios. A mi me hacía gracia hasta que me dejó de hacer y plissssssss se desinfló el encantó y ví la rana que había detras. ja, ja
!)

retje_robar dijo...

Si ya lo se Ortiga, si yo los uso todos, metro, tren y autobus, pero es que esta fijación con el metro...

Bela, pues este chico, por lo que dices es igual que con el que salias. Visto lo visto, tuviste mucha paciencia la verdad.

Amarbe dijo...

Jajaja me ha encantado este post, pero lo mejor de todo seguro que eran las caras de los de seguridad ;)

El metro da para escribir un libro, si no tiempo al tiempo!

retje_robar dijo...

si, si. Los caretos de los de seguridad eran de foto. Yo no sabia que era mas intersante, si el bailarin o los vigilantes.

El Ratón Tintero dijo...

¿Has visto en las noticias que se ha desplomado todo un kiosco de prensa a una profundidad de seis metros por las obras del metro aquí en Sevilla???
Me parece que yo voy a pasar de metro, por mucho que me pueda inspirar como a ti.
Mejor me quedaré en la boca de salida, a ver salir y entrar a los valientes :-)
Lagarto Lagarto...

retje_robar dijo...

Si Ratona, me enteré, casualmente me lo contaron estando en el Metro de Barcelona. Ya ves como la fijación va en aumento. Me los conozco todos los de España, y la verdad que el mejor el de Bilbao (la cabra siempre tira al monte), aunque reconozco que muy grande no es.
Cuando me lo contaron me acordé de ti, y pense que no seria fácil verte en el hormiguero. También pense que la inauguración,m que seguramente se pospondrá hasta el año que viene. Pues nada, ahora ya sabes, peligro subterraneo que afecta a la superficie. Ten cuidadin.

Carla Silva e Cunha dijo...

ola
gostava que fosse ao meu blog e me deixe a sua opinião sobre as minhas telas.
obrigado

bom fim de semana

carla

arte-e-ponto.blogspot.com

El Ratón Tintero dijo...

Ahora no sé si te lo he dicho alguna vez, pero a mí también me gusta mucho el nombre de tu blog :-D

Bellaluna dijo...

El Metro es una arteria de la ciudad enferma de colesterol y mal humor ciudadano. Los sótanos donde ocultamos lo que sobra y la ausencia de soledad debido a la excesiva presencia.

La sociedad sale de maniobras cada mañana a una guerra que pierde cada atardecer.