lunes, 28 de septiembre de 2009

OTOÑO

Llueve.
Es otoño, se caen las hojas y la lluvia golpea los cristales.
Paso las horas viendo como las gotas se persiguen unas a otras en el cristal de mi ventana.
Anochece mientras veo a las gotas deslizarse por el cristal.
Veo como se apaga el día a través de las gotas de lluvia de mi ventana.
Es otoño, llueve, hace viento y la melancolia vuelve a mi ventana.

3 comentarios:

Amarbe dijo...

Precioso post :)

P.D No echarás de menos a alguien?

El Ratón Tintero dijo...

¡Toíto te lo consiento menos quejarte de la lluvia!!!
Y menos de esa "mansa cristalera".
La lluvia, mientras no se cabree, es una maravilla; y en Sevilla hasta famosa.

retje_robar dijo...

Amarbe: creo que si, bueno, no lo creo.

Ratona: que si, si a mi me encanta la lluvia, y ahora que vivo en este desierto mucho más. Sirimiri quiero!